La práctica del corazón abierto

Las corrientes espirituales no hacen del corazón, como nosotros, el centro de los sentimientos sino más bien la sede del conocimiento y la intuición. Nos recuerdan que del mismo modo que cultivamos el miedo, el odio o la inseguridad, podemos cultivar la bondad, la amabilidad, la ternura, la compasión. “Dices Leer más…