Nuestra formación es trabajo sobre uno mismo. La experiencia es la gran maestra y esta nos ayuda a adquirir nuestra propia práctica y si deseamos nuestro propio método de enseñanza. No es necesario desear enseñar para iniciar una formación; sí es necesario un compromiso, el de dedicar tiempo a la práctica.