El primer lugar que habitamos es nuestro cuerpo. En él se produce lo que llamamos “experiencia”.

El yoga es un conjunto de técnicas psicofísicas que nos enseñan la relación que mantenemos con nosotros mismos, con los demás y con el mundo en el que vivimos. Su práctica nos va mostrando el mapa que estamos trazando de nuestra vida. Su finalidad es que, a través del conocimiento, continuemos creando el día a día que deseamos.

Son muchos los caminos del yoga, según la afinidad de cada uno habrá un camino principal que te conducirá a desarrollar todo tu potencial.

Alguno de esos caminos son:

  • El cultivo del cuerpo. Habitar el presente a través de la percepción corporal. Adquirir una comprensión profunda del cuerpo y de como la mente, la sensación y la emoción se expresan a través de él. En las sesiones se promueve el autocuidado. Incluye también un aprendizaje de cómo la respiración pude inducirnos a un estado de mayor claridad mental a través dela observación de la respiración natural o del control de la respiración usando una técnicas concretas.
  • El cultivo de la mente. Desarrollar la concentración y la atención con la finalidad de ir acercándonos al conocimiento profundo de quienes somos realmente, en que momento de la vida nos encontramos y como podemos adaptarnos mejor a las circunstancias.
  • El estudio. La comprensión del ser humano, a través del estudio de escritos de cualquier tradición o ciencia que indague sobre el individuo.
  • El lenguaje. Aquel que se expresa con la voz, con el cuerpo y con el corazón. Aprender a escucharnos y a escuchar.

Cómo

  • Monográficos de Yoga
    • La respiración
    • Brahma Danda y el poder serpentino
    • Adhara y Dhistana: la pelvis, el lugar que nos sostiene
  • Yoga Nidra
  • Sesiones 1 & 1
  • Un espacio para la calma