La vida es el camino. Es el camino y el maestro, es el principio y el fin. Entender la vida, al ser humano, a nosotros mismos ayuda a recorrer este camino de forma más ligera. Es como hacer un viaje ligero de equipaje, llevando lo esencial e imprescindible y sabiendo disfrutar de cada experiencia.